Luca Vive… 4 ever

“Well the warm colour “parazzi” of Rome
The cold hearted desperate pushers
Mi sunny Italy selling extra
Warmth in “piazzas”

Luca George Prodan (Roma, Italia; 17 de mayo de 1953) – Buenos Aires, Argentina; 22 de diciembre de 1987) fue un músico italiano que en los años 80 se radicó en Argentina, donde formó el grupo Sumo.

“El rock debe ser simple, do acorde” Luca

Tenía una extraña combinación de gentleman y vagabundo, era profundamente educado y erudito, con enorme sensibilidad para la música, la historia del arte y la literatura, pero al mismo tiempo desafiaba esa legitimidad con una sensibilidad por los personajes y el lenguaje de la calle, los excéntricos y la música folk.

En su adolescencia fue fan del rock sinfónico y de la psicodelia de Canned Heat, Soft Machine, Syd Barrett & Pink Floyd o de Peter Hammill & Van der Graaf Generator, Velvet Underground e incluso al boom experimental de Roxy Music.

Luca Prodan participó de cerca en la escena musical alternativa inglesa de la década de 1970. Se dice que tenía vínculos con varios protagonistas de lo que luego fue la escena musical británica de esos años como Malcolm MacLaren, John Lydon y Sid Vicious (The Sex Pistols), Ian Curtis (Joy Division), Ian Dury (Ian Dury & The Blockheads), Stephanie Nuttal (Manicured Noise), luego la primera baterista de Sumo,

o Tony Mansfield (New Musik). Existe el rumor de que una parte de los coros en la canción “Living by Numbers” ( de 1979 son de Luca, quien fuera novio de Julie Mansfield, hermana del cantante.

Tambien trabajó en la Compañía discográfica EMI, y todavía en Londres formó su primera banda: “The New Clear Heads”

Inspirado por algunos músicos como Bob Dylan, Jim Morrison, Nick Drake, John Martin, David Bowie, Leonard Cohen, Lou Reed o Brian Eno , compuso durante la década de 1970 algunas canciones memorables, que serían grabadas en 1981 en La Cumbrecita, Córdoba (Argentina).

Como solista:
1981 – Time, Fate, Love (reeditado en 1996)

1983 – Perdedores hermosos (reeditado en 1997)

El origen de Sumo

Prodan trabó amistad con el cuñado de McKern, Germán Daffunchio y con un vecino de éste, Alejandro Sokol. Juntos comenzaron a hacer temas, que serían los primeros de la banda que se llamaría “Sumo”, temas como Night & Day y Regtest, entre otros.

Luca con Sokol al bajo, Daffunchio a la guitarra y Stephanie Nuttal (una amiga inglesa de Luca) a la batería dieron el primer concierto de Sumo en una discoteca de El Palomar (oeste del Gran Buenos Aires) llamada Caroline’s Pub.

Sumo hacia temas cantados en inglés y tuvieron serios problemas en la época de la guerra de Malvinas en las cuales todo lo relacionado al inglés no era bienvenido. Eso provocó el retorno de Nuttal a su país natal por pedido de sus padres.

Luca y el Rock Nacional:

“Cuando yo vine acá, no hablaba castellano… y al principio, la verdad que me parecía ridículo el rock en castellano. Y después, como fui entendiendo castellano… Mirá, la mayoría es copiado de otras cosas y eso a mi no me gusta. Pero… Manal, por ejemplo, a mí me gusta, hacen un blues bastante crudo pero tienen letras bien de Buenos Aíres, es bien de acá. Spinetta me parece rebuscado, todos dicen “las letras matan” pero nadie entiende lo que está diciendo… Y ahora no me gusta, todos esos arreglos con ochenta cambios de acordes, que al final no dicen nada. Por ahí me gusta más su primera época. Me gustó su disco de viejos temas, Kamikaze, había cosas más sencillas. Y de lo de ahora, Soda Stéreo, me parece que ellos la hicieron bien (se ríe)… pero yo ahorro el maquillaje y el peinadito raro y todo eso, eso es rebuscado también. Virus no me gusta para nada, me parecen totalmente fríos. Cualquiera puede comprar un teclado, un secuenciador y una batería electrónica, y puede hacer música. Pero si yo le doy una guitarra criolla a Federico Moura y le digo “pelá algo que me mueva el corazón”, no pasa nada, ¿entendés? Lo mismo puedo decir de Gustavo Cerati o de Miguel Mateos. Ellos quieren ser famosos, tener minas, guita, yo no quiero nada de eso. Yo siempre tuve mujeres, siempre tuve mi guita -de otras maneras-, pero si me das una criolla, yo te pelo algo, ¿entendés? Es la diferencia entre ser un músico que tiene la música en el corazón, como Mercedes Sosa o Atua… ¿cómo se llama? Atahualpa Yupanqui, o ese que es medio grasa, pero también tiene la música en el corazón, Jaime Torres. A mí dame esos tres y no los tres rockeros que yo te conté antes. La música es sentirlo, no “querer ser músico”: serlo”. Luca

“I used to love an italian girl,
Now i love an argentinian girl
I used to love this rock and roll world,
Now i love this suicide World”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: