Beatles en India

El Maharishi – Beatles en India 1968 – George y la Citara – El arresto de Paul

“Cada hombre tiene dentro de si una gran fuente de energía creativa, paz y felicidad… Con el objeto de sacar provecho de esta fuente, no obstante, el individuo debe acceder a ella; debe saber que esta allí, saber como alcanzarla…

Maharishi Mahesh Yogi, “Towards World Peace”

Cualquiera haya sido el valor último de la experiencia de la meditación para los Beatles, el viaje para visitar al Maharishi en la India , en 1968 , fue para ellos un periodo de creatividad extraordinario.  Casi todas las canciones que aparecerían en “The White Album” y “Abbey Road” se compusieron en esas pocas pero productivas semanas.

Colaboraban entre si e improvisaban con otros músicos que se hallaban allí. En la India, sus acompañantes incluían músicos y celebridades tan diversas como Donovan y su amigo Gipsy Dave, Mike Love de Beach Boys y el flautista estdounidense Paul Horn, así como Mia Farrow y su hermana y variadas personas dedicadas a la meditación de otros países. También se encontraban allí sus novias y sus esposas.

George Harrison, había sido siempre el mas atraído hacia las ideas orientales, tanto en el aspecto musical como filosófico. Sus inicios en la citara le llegaron de manera inesperada durante la realización de la película Help! El director, Dick Lester, y el guionista, Charles Word, montaron una escena en la cual un trío de músicos indios toca una selección de temas de los Béatles mientras el grupo come en un restaurante indio.  Un arreglador hizo lo que pudo para transcribir las notaciones musicales inglesas para tabla, flauta y citara y cuando los músicos indios estaban haciendo su primer y gracioso intento de leer “A Hard Days Night”, apareció George intrigado por el sonido exótico. Comenzó a juguetear con la citara y pronto aprendió los rudimentos de su ejecución.

Unos meses después en octubre de 1965, toco citara en “Norwegian Word” editado en el álbum “Rubber Soul”. Su sensible manera de tocar intrigo a Brian Jones de los Rolling Stones, que pronto aprendio lo suficiente para tocar ese instrumento en “Paint it Black”. Ese mismo año, 1965 George conoció a Ravi Shankar, el mayor de los virtuosos de citara en India.

Paul: “Al considerarlo retrospectivamente siento que la experiencia del Maharishi valió la pena. Para mí, entonces en la década de los 60.  Había estado tomando muchas drogas, no estaba enamorado de nadie, no había sentado cabeza. Creo que quizás andaba buscando algo que llenara una suerte de agujero. Recuerdo que en esa época me sentía un poco vacío. No se si era algo espiritual o que; quizá fuera solo eso de quedarme levantado toda la noche y tomar demasiadas drogas. Quizá solo estuviera físicamente cansado.”

Paul: “Toda la experiencia de meditación  fue muy buena y todavía uso el mantra. En realidad no lo practico en forma muy intensa, pero siempre esta en el fondo de mi mente si lo necesito. Por ejemplo, cuando estuve en la cárcel en Japón me resulto muy útil; allí medite mucho y fue muy bueno. No se me permitía escribir y no quería quedarme sentado sin hacer nada. Mi cerebro estaba acelerado, así que la meditación fue grandiosa. Me resulta calmante y puedo imaginar, que cuando mas te sumerges en ello, mas interesante resulta.” (Fuente: Paul McCartney “hace muchos años – Barry Miles)

El 16 de enero de 1980, Paul McCartney habia llegado al aeropuerto de Narita,  Japon  para una extensa gira con Wings. Cuando revisaron el equipaje, los agentes aduaneros descubrieron que contenía una cantidad superior a 200 gramos de marihuana, casi sin disimular.  Se dijo que la valija era de Linda, pero Paul se hizo cargo del infortunado hallazgo. Lo esposaron y lo encarcelaron durante nueve días.

No se trato de un paseo; cuando el cónsul británico fue a verlo le dijo que la pena por su delito seria de unos ocho años. La noticia se propago a todo el mundo y los acontecimientos se siguieron con la ansiedad que provoca una serie de suspenso.

Hablando con los guardias que lo custodiaban, Paul entendió la gravedad de la situación; aunque fuera levemente menos dramática de lo que le dijera el cónsul, se exponía a una pena máxima de siete años de trabajo forzado. Tras febriles negociaciones, la justicia japonesa llevo a Paul esposado al aeropuerto y lo hizo subir a un avión rumbo a Inglaterra. Fue el gran susto de su vida. Y el final estruendoso de Wings.

Las interprestaciones sobre este dudoso hecho varían. Se dice que Lennon estaba feliz con el arresto de Paul, que se lo merecía debido a su desden por los japoneses y su arrogancia. Aparentemente John hacia chistes todo el tiempo y decía que los guardias lo tenían muy vigilado en caso de que intentara suicidarse cantando “Yesterday” sin parar.

Pero también se supo que lo gracioso del comienzo, termino provocándole una autentica angustia por el destino de su compañero. Poco tiempo después, John escucho “Coming up” y no escatimo elogios  ante la nueva canción de su colega. (Fuente: The Beatleend –Sergio Marchi-Fernando Blanco)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: